1 Reconocimiento

El gobierno y las más altas autoridades del sistema estadístico nacional deberían reconocer y admitir que las estadísticas son indispensables para el desarrollo; que el sistema estadístico existente es a veces frágil y no siempre equipara plenamente a la demanda y, que es importante adoptar un enfoque de planificación estratégica tal como la ENDE para lograr el cambio.

 

 

 

1. LAS ESTADÍSTICAS DE CALIDAD SÍ IMPORTAN PARA EL DESARROLLO

Las estadísticas de calidad (adecuadas al propósito) proporcionan la base y la evidencia requeridas para diseñar y monitorear políticas de desarrollo efectivas, ayudar a los gobiernos a identificar los mejores cursos de acción para resolver problemas complejos y gestionar la efectiva entrega de servicios básicos. Ellas únicamente son buenas si poseen la amplitud y profundidad de cobertura para cumplir con todas las necesidades de los usuarios y de políticas públicas.

Además mejoran la transparencia y rendición de cuentas de las mismas, ambas esenciales para la buena gobernanza, al permitir que los medios de comunicación, organizaciones no-gubernamentales y ciudadanos juzguen el éxito de las políticas públicas, responsabilicen a su gobierno por las mismas y elaboren propuestas. También proporcionan una base sólida para el diseño, gestión, monitoreo y evaluación de los marcos de políticas nacionales y cualquier marco de desarrollo regional o internacional que el país haya suscrito.

Estadísticas buenas y confiables también son esenciales para las organizaciones internacionales y otros donantes: son vitales para “Gestionar en pos de Resultados de Desarrollo”, con rendición mutua de cuentas entre beneficiarios y donantes. Estos últimos necesitan evaluar dónde se necesita más ayuda, y si es que los recursos son utilizados eficientemente para medir progreso y evaluar resultados.

 

2. ESTADÍSTICAS DE CALIDAD SON PRODUCIDAS POR EL SISTEMA ESTADÍSTICO NACIONAL

Las estadísticas oficiales son producidas por el sistema estadístico nacional, una estructura establecida con unidades principalmente del sector público. La misión técnica de las estadísticas oficiales es proporcionar al gobierno, organizaciones públicas, sector privado, medios de comunicación, sociedad civil, organizaciones políticas, ciudadanos, representantes electos y socios externos con los datos necesarios en todos los campos para tomar decisiones informadas.

En muchos países en desarrollo, sin embargo, los sistemas estadísticos son frágiles. La presión sobre ellos va en aumento y aún carecen de la capacidad de producir, analizar y utilizar la variedad y calidad de estadísticas necesarias para apoyar efectivamente el progreso de desarrollo. Los programas de encuestas a duras penas proporcionan el flujo necesario de datos oportunos, confiables, comparables y accesibles; la frecuencia de las encuestas nacionales no siempre es la óptima; los programas de recolección de datos todavía no tienen consistencia metodológica; y los datos existentes permanecen en su mayor parte aún sin explotar. Las nuevas demandas de datos, provenientes del énfasis en la gestión por resultados, están poniendo en considerable tensión a los ya débiles sistemas estadísticos. Los gerentes del sistema estadístico nacional (SEN) y en particular las agencias estadísticas (INE) además están siendo presionados para reducir gastos, recortar costos, mejorar la eficiencia, por lo que deben de producir con recursos humanos y financieros escasos. Como consecuencia, muchos sistemas estadísticos están todavía en apuros, con confianza pública limitada en la fiabilidad e integridad de los datos, y con escasa capacidad de revertir la situación en el corto plazo.

 
3. ESTADÍSTICAS DE CALIDAD REQUIEREN ORGANIZACIÓN Y PLANIFICACIÓN

Todas las agencias estadísticas eficientes necesitan una planificación y gestión colectiva estratégica de sus actividades para enfrentar situaciones donde la provisión de estadísticas no puede cumplir con la demanda, cuando se necesitan mejoras en áreas cruciales del sistema nacional y donde se han identificado debilidades fundamentales; cuando los recursos son limitados y su uso necesita ser priorizado, o cuando se necesita de mejorar el perfil de las estadísticas y desarrollar una demanda sostenida de productos y servicios estadísticos.

La planificación estratégica no es nueva. En el campo de las estadísticas, un enfoque se convirtió en un punto de referencia en años recientes: la ENDE (Estrategia Nacional para el Desarrollo de la Estadística). La preparación y consiguiente implementación de una ENDE proporciona la oportunidad para que las partes interesadas evalúen el estado actual, revisen las necesidades de datos, acuerden en una perspectiva a largo plazo y desarrollen un plan a mediano para resolver los constreñimientos claves. Si se maneja en forma efectiva, el proceso ENDE puede proporcionar los medios de mejorar el perfil de la estadística, construir una base de apoyo para el futuro, y garantizar que todas las partes interesadas acuerden sobre las prioridades en adelante. Este es un ejercicio complejo y desafiante que requiere diseño y gestión cuidadosos (se proponen 10 puntos esenciales) y que no puede ponerse en marcha a la ligera. Es importante reconocer que los cambios son inevitables; por lo tanto, un buen plan debería construirse sobre mecanismos flexibles para responder al cambio. Un requerimiento clave del proceso de implementación, por lo tanto, es que incluya mecanismos para la gestión de cambio, monitoreo y reportes sobre el progreso, revisión de estrategia y de adaptación y cambios si surgiera la necesidad de hacerlo.

 

Reconociendo en la práctica

Quién y Cuándo
La iniciativa podría venir del puesto más alto del sistema estadístico nacional – dependiendo del modelo de SEN empleado, este podría ser el Estadístico Nacional, Director del Instituto Nacional de Estadística, o Presidente del Consejo Estadístico Nacional—o podría ser directamente resuelto por los formuladores de políticas. Es extremadamente importante que las autoridades nacionales del país reconozcan la necesidad de cambio, y entonces los compromisos serán fuertemente retransmitidos a otros niveles políticos (Capítulo B. INVOLUCRAMIENTO). Tal reconocimiento es un prerrequisito para comenzar el proceso ENDE.

 
Cómo
Hay muchas oportunidades para el reconocimiento público de la importancia de las estadísticas para el desarrollo y la necesidad de mejorar el sistema estadístico nacional: puede ser durante un evento oficial nacional (mesa redonda sobre desarrollo, presentación de un documento de políticas nacionales, el lanzamiento de una encuesta nacional, etc.) o un evento internacional, (día de las estadísticas, reunión regional). Esta información debería ser cuidadosamente preparada para poder promociónar (Capítulo D. PROPUGNACIÓN) y difundirla. Para los países en desarrollo con recursos financieros escasos, es crucial informar a los socios técnicos y financieros sobre la idea de lanzar tal proceso.

Se debe comprender que la planificación estratégica es una necesidad (continuidad a través del tiempo, encuestas y programas de censos multianuales, demandas cambiantes, planes de desarrollo multianuales) y que los políticos participen desde el comienzo hasta el final, y entre medio también, como con cualquier plan nacional.

 

Siguiente: