Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID)

PEQUEÑOS ESTADOS INSULARES EN DESARROLLO (PEID)

Los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID) son un grupo de países en desarrollo que enfrentan desafíos únicos en este proceso como resultado de factores tales como su relativo aislamiento o remotidad, el reducido tamaño de su mercado, su reducida base de recursos y exportación, su susceptibilidad a choques económicos externos, su vulnerabilidad frente a amenazas ambientales y los efectos del cambio climático, y su exposición a frecuentes e intensos desastres naturales. Estos PEID se encuentran en el Caribe, en el Pacífico, y en el Atlántico, Océano Índico, Mar Mediterráneo y el Mar del Sur de la China (AIMS, por sus siglas en inglés).
(La así llamada región AIMS es menos homogénea que las otras dos y no se beneficia del apoyo de una sola institución regional específica).

El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (UNDESA) actualmente reconoce a 51 pequeños estados insulares y territorios en desarrollo en el monitoreo del desarrollo sostenible de los PEID.
(Los PEID incluyen 38 países que son miembros reconocidos de las Naciones Unidas y 13 no-miembros de la ONU o Miembros Asociados de comisiones regionales http://sustainabledevelopment.un.org/index.php?menu=1520).

Características de los sistemas estadísticos nacionales de PEID

Los Sistemas Estadísticos Nacionales (SEN) de los PEID varían considerablemente en términos de tamaño y niveles presupuestarios, y el perfil del Instituto Nacional de Estadística (INE) difiere de una isla a la otra. Los más pequeños en términos numéricos están en estos Estados. Por ejemplo, en el Pacífico, (a saber, Kiribati, las Marianas del Norte, las Islas Marshall, Nauru, Niue, Tuvalu y Palau) y en el Caribe (a saber, Montserrat y Anguila) el personal es de entre1 y 10 personas. Por otra parte, hay pocos Estados con más de 300 empleados (esto es, Jamaica y Trinidad y Tobago).El 2013, el presupuesto anual del INE en Jamaica llegó a USD 6.7 millones comparados con USD 430,000 en Tonga o Vanuatu. Muchos son parte de Ministerios mayores, tienen poca autonomía y con frecuencia carecen de mandato para coordinar todo el sistema estadístico.

Los SEN de los PEID se enfrentan a constre ñimientos específicos ligados a su vulnerabilidad y ésta se refleja con frecuencia en sus INE. No es sorprendente que los más vulnerables se encuentren en los países más pequeños y con menos recursos financieros. Por lo tanto, puede ser necesario diferenciar entre las SEN de los PEID. Tomando en cuenta dos variables: población menor a 120,000 e INB per cápita menor a USD 4,000, puede considerarse que31 están enfrentando fuertes constreñimientos. 24 países y territorios debido a su pequeño tamaño (Samoa Americana, Anguilla, Antigua y Barbuda, Aruba, Islas Vírgenes Británicas, Islas Cook, Domínica, Estado Federado de Micronesia, Grenada, Kiribati, Islas Marshall, Montserrat, Nauru, Niue, Mancomunidad de las Marianas del Norte, Palau , Puerto Rico, San Cristóbal y Nieves, Saint Lucia, San Vicente y las Granadinas, Seychelles, Tonga, Tuvalu, y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos). Nueve (9) de estos países por su bajo PIB (Comoros, Los Estados Federados de Micronesia, Islas Salomón, Guinea-Bissau, Haití, Kiribati, Papúa Nueva Guinea, San Tomé y Príncipe, Vanuatu), 7 de los cuales son considerados Países Menos Desarrollados (PMD) o con ingresos bajos o intermedios.

El rol de un bajo PIB per cápita puede ser ilustrado por el INE de Comoros. Con solo 18 personas comparadas con 30 en Tonga, el PIB per cápita de Comoros es de USD 1,505 y USD 5,316 para Tonga. La Población (datos 2013) es significativamente más alta en Comoros con alrededor de 735,000, mientras que hay solamente 103,300 en Tonga. Otras variables, como ser el compromiso político, podrían también des empeñar un papel en explicar la brecha entre los dos INE. Si se toma en cuenta el criterio de la pequeñez extrema en términos de población, las Islas Marshall, Nauru y Palau son muy específicas, con un personal en su INE de nada más 5 (Islas Marshall y Nauru) y 4 (Palau) personas. Estos 12 países (PMD y los INE más pequeños en términos de dimensión) calificarían para medidas prioritarias en cuanto concierne al SEN.

Mientras que muchos SEN comparten los mismos constreñimientos y desafíos, varias características específicas se hacen más agudas en los PEID:

  1. Recursos humanos
    • Inadecuados o, con frecuencia, falta de profesionales competentes y con experiencia relevante que les permita encargarse de las tareas estadísticas. En los PEID hay una dotación limitada de estadísticos que lleven a cabo tareas especializadas, lo que resulta en una excesiva dependencia de los pocos miembros del personal calificados y en su sobre carga laboral, que a su vez retrasa la entrega de datos importantes.
    • Necesidad de capacitación y re-capacitación continua para fortalecer la base de conocimientos porque un grupo de personas relativamente pequeño es responsable de lidiar con un numero conjunto de funciones estadísticas (por ej. índices de precios al consumidor, diseño de encuestas “muestrales” y, la compilación de estadísticas ambientales.
    • Gran dependencia en la experiencia técnica de expertos externos (y financiados desde el exterior).
    • Alta rotación y un gran número de personal temporal. Los bajos niveles salariales son una preocupación para aquellos capacitados y una causa principal de este fenómeno. El personal de campo contratado para la recolección de datos se compone con frecuencia de novatos con capacidades y experiencia limitada en la tarea.
     
  2. Características geográficas y demográficas
    • Se requieren muestras relativamente más grandes en proporción con el (pequeño) tamaño de la población para obtener resultados estadísticamente válidos, con un costo consecuentemente más alto per cápita en la adquisición de datos.
    • Los territorios grandes y dispersos con poblaciones relativamente pequeñas o de desigual y escasa distribución, con frecuencia dan lugar a enormes errores no muestrales.
    • La falta de anonimidad de las unidades estadísticas de la población requiere de tratamiento especializado de los datos agregados y las muestras de uso público.
    • Cuestiones de heterogeneidad entre poblaciones o sub-poblaciones llevan a costos mayores de implementación de estándares armonizados, clasificación y sistemas de codificación.
    • En los PEID más pequeños la fatiga del encuestado con lleva a un incremento de la “no-respuesta”.
     
  3. Informática (IT)
    •  Requiere una menor cantidad de software “personalizado” una menor diversidad de los elementos de datos.
    • Cuando hay compromiso, la adopción de sistemas estándar de codificación y clasificación entre unidades estadísticas resulta más fácil.
    • Respuesta lenta por parte de servicios centrales de IT a los pedidos de soporte en hardware y software estadístico, lo que conduce a recomendaciones no especializadas.
    • Ausencia de confidencialidad de datos estadísticos producidos por otras agencias gubernamentales.
    • Infraestructuras de información y comunicación débiles en los PEID más pequeños y menos prósperos, van de conjunto con alta rotación de personal y escasa calificación de sus empleados. Con frecuencia carecen de recursos para actualizar los equipos, sistemas y software de forma regular. Esto su el etener lugar cuando una encuesta es financiada o cofinanciada por donantes.
     
  4. Apoyo regional para la estadística
    • Un alto nivel de dependencia de centros regionales fuertes para el apoyo técnico y estadístico resulta en un alto costo de viajes en la región, esto aplica particularmente a las islas del Pacífico y a los países del Caribe.
     
  5. Fragilidad
    • Necesidad de copias de seguridad adecuadasen situaciones en que los sistemas nacionales fallan, las condiciones políticas y de seguridad se deterioran, se pierden datos o no están disponibles, y/o cuando el personal no se encuentra disponible, ha sido reemplazado o transferido.
     
  6. Confidencialidad
    • Se debe observar estrictamente los principios de confidencialidad a causa de la relativa facilidad con la cual los registros de una entidad específica pueden ser identificados aun empleando reglas de agregación para asegurar la “no-divulgación”.
    • Resistencia de otras agencias gubernamentales a proporcionar datos administrativos públicos a la agencia estadística/INE lo cual resulta en la falta de notificación de algunos eventos críticos.
    • Insuficiencia y / o (frecuentemente) falta de políticas estrictas de difusión de datos.
     
  7. Otros temas
    • Inadecuada, obsoleta o, con frecuencia, ausencia de legislación estadística que provea un marco para coordinar y armonizar el SEN.
    • La debilidad o la falta de un liderazgo fuerte en la INE conduce a la carencia de rumbo en la gestión del sistema nacional. Esto resulta en coordinación y coherencia deficientes en el SEN.
    • Inexistencia de consejos estadísticos, o entes similares con amplia representación, que podrían dirigir el desarrollo estadístico.
    • Falta de cultura estadística y conocimiento de la INE.

 

Desafíos que enfrentan los sistemas estadísticos en los PEID

  • Los SEN de los PEID no tienen suficientes recursos financieros para cumplir con los gastos requeridos por un sistema estadístico estándar. El costo de una encuesta estándar (p.ej. encuestas de ingresos y gastos de hogares HIES [por sus siglas en inglés]es con frecuencia inaccesible para los SEN de los PEID más pequeños y pobres.
     
  • Los INE requieren de personal altamente especializado en estadísticas y demografía, los cuales pueden no estar disponibles en la actualidad en los PEID. Las islas más pequeñas están caracterizadas por un reducido acervo de competencias, hecho reforzado por las altas tasas de emigración.
     
  • Las expectativas internacionales son con frecuencia demasiado elevadas para la capacidad estadística de los PEID. El monitoreo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) requirió de muchos indicadores que con frecuencia no están disponibles en los PEID. Los informes sobe los ODM en muchos PEID fueron deficientes debido a la falta de datos. Se espera que nuevas dificultades surjan con la adopción de los ODS, ya que probablemente un conjunto más demandante de metas, objetivos, e indicadores deba ser monitoreado y reportado.
     
  • Muchos PEID no han adoptado una gestión basada en resultados. No son corrientes la formulación de políticas de desarrollo y la toma de decisiones fundadas en evidencia. Los decisores raras veces se apoyan en datos para tomar decisiones y, debido a esta costumbre, no es imprescindible proporcionar datos confiables, apropiados y oportunos.
     
  • La escasa capacidad estadística y la mala imagen de los INE perjudica su liderazgo y el rol coordinador en el SEN. Esto resulta en una falta de coordinación y coherencia dentro del sistema estadístico, así como la ausencia de acuerdos entre agencias recolectoras de datos para intercambiarlos. Por ejemplo, los necesarios para monitorear y medir las dimensiones medioambientales de vulnerabilidad podrían ser difíciles de recolectar y analizar. Las estadísticas sobre recursos naturales, cambio climático, contaminación, desastres y riesgos requieren acceso a sofisticados sistemas de información y especialistas.
     
  • Los usuarios juegan un rol muy limitado en los PEID. La demanda de datos por parte de usuarios es todavía débil en los PEID. Esto se hace aparente en una gobernabilidad política débil que favorece el uso limitado de datos y que no estimula la promoción de un fuerte sistema estadístico.
     

Rol de las instancias regionales en el desarrollo de los sistemas estadísticos de los PEID

Construir y fortalecer los SEN de los PEID requeriría considerable apoyo por parte de la comunidad internacional a largo plazo, específicamente en las áreas de desarrollo de capacidades en recursos humanos; fortalecimiento institucional; asistencia técnica en marcos, metodologías, estándares y herramientas; e inversión en sistemas de información y necesidades relacionadas a IT; entre otros. Instancias regionales por lo tanto juegan un papel importante en lograr este apoyo para el desarrollo estadístico.

Un enfoque regional sobre el desarrollo estadístico no solamente garantiza sistemas efectivos que contribuyen a la toma de decisiones nacionales y regionales, sino también fortalece la cooperación e integración dentro de la región estimulando el crecimiento económico, desarrollo sostenible, buena gestión pública y seguridad mutua.

Las instancias regionales que cuentan con cooperación estadística como parte de sus mandatos proporcionan un apoyo muy necesario a los sistemas estadísticos de los PEID. Por ejemplo:

  • Incrementar los recursos humanos estadísticos de los PEID. Las instancias regionales con frecuencia tienen un “fondo común” [pool] de expertos estadísticos y profesionales provenientes de la misma organización o de diferentes ONE en la región. Estos podrían cubrir temporalmente la brecha de recursos humanos de un país o realizar actividades estadísticas específicas a corto plazo. De esta forma, podrían movilizarse expertos para asistir a países necesitados, y para colaborar identificando y desarrollando Centros de Excelencia en la región en diversas áreas estadísticas, a ser utilizado cuando fuese necesario.
     
  • Proporcionar capacitación y asistencia técnica a los PEID. Las instancias regionales podrían ofrecer una sesión conjunta para varios de ellos, minimizando los costos de capacitación. Las sesiones ajustadas a las necesidades de los países también pueden ser facilitadas por aquellas, particularmente en la adopción de estándares estadísticos, el uso de nuevo software y, herramientas estadísticas y la divulgación de datos, entre otros.
     
  • Soporte en infraestructura informática: Muchos PEID carecen de recursos para actualizar la infraestructura informática (por.ej. computadoras, bases de datos, software) en la que se sustenta el trabajo del SEN. Las instancias regionales asisten en la identificación y provisión de equipo adaptado. En algunos casos, gracias al fondo común originado de las contribuciones de los países, se crea un centro de procesamiento regional que colabora con el SEN en el procesamiento de datos, análisis y almacenamiento de información estadística.

Por ejemplo, la Comunidad del Pacífico (SPC, por sus siglas en inglés), el Secretariado de la Comunidad y Mercado Común del Caribe o CARICOM [por sus siglas en inglés], y la Organización de los Estados del Este del Caribe (OECS, por sus siglas en inglés) tienen una unidad estadística dedicada y/o programa que está activamente involucrada en el desarrollo de las estadísticas regionales, proporcionando apoyo a sus miembros PEID.

Estrategias recomendadas para el desarrollo estadístico de los PEID

La estadística es un importante mecanismo facilitador para el logro de los objetivos de desarrollo sostenible en estos países. Su rol en la planificación está claramente señalado en la Trayectoria de Modalidades de Acción Acelerada (SAMOA, por sus siglas en inglés)
el resumen de la Tercera Conferencia sobre PEID, que resalta “la recopilación de datos y los análisis estadísticos para que los PEID puedan llevar a cabo de forma eficaz la planificación y el seguimiento de los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente, así como evaluar su ejecución y rastrear los buenos resultados obtenidos de su consecución.”

El incremento de la demanda de datos es inevitable y los sistemas estadísticos necesitarían equilibrar las demandas de datos nacionales, regionales e internacionales, y los requisitos de informes. Existen recomendaciones para acelerar y sostener el progreso estadístico en apoyo del desarrollo nacional.

Preconización y compromiso político.

La promoción de la estadística en apoyo de la gestión pública y del desarrollo debería ser considerada una alta prioridad en los PEID. El uso de las mismas en el diseño y la toma de decisiones debería ser un tema central en cualquier esfuerzo de preconización. Ello propiciará un mayor apoyo y mejor confianza en las estadísticas oficiales. Las más altas esferas de gobierno deben ser abordadas por programa de propugnación para concientizar las acerca del rol de la estadística, generando compromiso político en la reforma y financiamiento del SEN. Para construirlo y reforzarlo de modo efectivo, la “alfabetización” en estadística -especialmente del sector privado, la sociedad civil y los medios de comunicación- debería ser igualmente mejorada.

La preconización de las estadísticas forma parte integral del proceso ENDE tanto al comienzo, en el intermedio y al final. Al arrancar el proceso, se debe de convocar a las autoridades de alto nivel, idealmente el Primer Ministro incluyendo ministerios clave tales como planificación y finanzas. En el transcurso, la propugnación podría apuntar a otras agencias productoras de datos, usuarios del gobierno, sector privado y organizaciones no gubernamentales, por ejemplo, a través de diálogos y consultas de productores-usuarios. En las etapas posteriores, es importante emprender la difusión de la ENDE para lograr apoyo en su implementación.

La propugnación a nivel regional y el compromiso político también colaboran en alentar a los países, como en CARICOM donde el Plan de Acción para la Estadística de la región, respaldado por la Conferencia de Jefes de Estado de CARICOM refuerza el llamado para que los Jefes de Estado del Caribe apoyen el desarrollo de las ENDE y ERDE.

Bajar los costos de recolectar, procesar y difundir datos.

El costo asociado a la construcción de un sistema “estándar” resulta muy elevado para losPEID. Deben hacerse esfuerzos para reducir el costo de las estadísticas. Hay dos formas en que esto podría lograrse:

  • Uso de datos administrativos como fuentes alternativas. En la mayoría de los PEID los datos administrativos de los ministerios de línea como ser salud, educación, estadísticas vitales y agricultura, son poco utilizados en la planificación de desarrollo y la formulación de políticas. Cuando se asegura su calidad, estas podrían ser buenas fuentes alternativas de información, sustituyendo parcialmente a los costosos datos de encuesta. Esto podría reducir la carga de los respondientes en países con poblaciones muy pequeñas. Sin embargo, deberían hacerse mejoras considerables para asegurar que los datos administrativos sean apropiados para este uso. Deberían también establecerse relaciones cercanas y coordinación entre los ministerios de línea y los INE, así como un proceso de integración de todos los productores de datos en el SEN. Deberían firmarse memorándums de entendimiento con las autoridades de los principales productores de modo que las ONE se beneficien de un acceso permanente a las bases de datos administrativas.
     
  • Adaptar instrumentos utilizados en la recolección, procesamiento y difusión de datos a las necesidades de los PEID. Las investigaciones metodológicas para definir propuestas menos costosas y más convenientes para encuestas en los PEID son valiosas. Encuestas poli-funcionales y cuestionarios adaptados siguiendo estándares y clasificaciones internacionalmente aprobados, por ejemplo, son adoptados por algunos en el Pacífico. Esto ha resultado en reducciones sustanciales en los costos de encuesta. Un uso óptimo de las tecnologías informáticas en la recolección, procesamiento y difusión de datos puede contribuir a la reducción de costos. Se recomiendan las alianzas con universidades y agencias de investigación para identificar y testear instrumentos estadísticos apropiados y adaptados, tomando en cuenta los constreñimientos de las pequeñas poblaciones y los presupuestos inadecuados. En cuanto a la capacitación, un uso óptimo de las tecnologías informáticas ayudaría a la continuidad del proceso gracias ala capacitación a distancia, con el apoyo de Instituciones Regionales.

Adaptar los requisitos internacionales al contexto PEID.

Los requisitos para el monitoreo de metas internacionales tales como los ODS, deberán ser adaptados a los requerimientos y necesidades de los PEID, tomando en consideración sus prioridades de desarrollo y capacidades degenerar informes. El proceso de adaptación podría ser motorizado a nivel regional, con apoyo de las instituciones al PEID, y en cercana coordinación con el SEN. Se recomienda que los PEID definan sus propios procesos de monitoreo y reporte tomando en cuenta sus prioridades y sus capacidades estadísticas mientras se alinean con los ODS y la trayectoria SAMOA.

Desarrollo e implementación de herramientas específicas a los PEID para evaluar y monitorear su vulnerabilidad.

La vulnerabilidad de los PEID tiene dimensiones económicas, sociales y ambientales, por lo tanto deben ponerse en marcha sistemas específicos de información, diseñados para la recolección de datos, permitan medir sus impactos. Por ejemplo, para monitorear la vulnerabilidad ambiental, debería crearse un sistema estadístico que recolecte datos sobre el medioambiente y los recursos naturales que no existe en la actualidad en muchos PEID. Dentro del mismo deben de existir sistemas para recolectar datos sobre la gestión de riesgo de desastres, la adaptación al cambio climático, la gestión de residuos, y el uso sostenible de energía. Para medir la vulnerabilidad económica se requeriría información sobre temas relevantes a estos países, tales como turismo, exportación e importación de bienes y servicios, dinero y banca, migración y remesas, entre otros. Los marcos estadísticos deberán ayudar a los PEID en el monitoreo de pobreza, trabajo, salud, educación, seguridad alimentaria, nutrición, género y cuestiones relacionadas a la cultura.

Fortalecer instituciones regionales con un mandato de cooperación estadística.

Varios de los PEID, específicamente los más vulnerables y con más desafíos, necesitarían apoyo estadístico continuo para complementar las capacidades de sus SEN. Debido a su tamaño relativamente pequeño y su aislamiento, el apoyo externo de las instituciones internacionales y regionales es inevitable. El modelo de cooperación estadística regional tanto en el Pacífico como en el Caribe demostró ser efectivo en facilitar el desarrollo estadístico en los PEID. Un fondo común de recursos (p.ej. financieros, humanos, infraestructura) a nivel regional ayudará a compensar las limitaciones de los sistemas estadísticos de los PEID.

El rol de las instituciones regionales con fuerte mandato de cooperación estadística, como ser el SPC, CARICOM y la OECS es importante para sostener el apoyo a los PEID más vulnerables. Por lo tanto es necesario que sean adecuadamente financiadas para proporcionar apoyo continuo a los PEID que lo necesiten. Se requeriría un fuerte compromiso tanto de los estados miembros como de los socios de desarrollo de continuar contribuyendo al trabajo estadístico de las instituciones regionales. Un plan de acción concreto para la cooperación estadística y desarrollo regional que esté en línea con las prioridades de los PEID es un buen instrumento de financiamiento. En él se reflejarían las necesidades estadísticas de los estados miembros mediante el monitoreo y evaluación regular de los resultados y de las inquietudes emergentes. Parte del fortalecimiento del rolde tal institución en la cooperación estadística involucraría una actualización continua de las capacidades del personal de los proveedores de asistencia técnica, especialmente en cuanto a marcos estadísticos, metodologías y estándares útiles para los PEID y, la expansión de un fondo común de expertos regionales para proporcionar apoyo a los SEN, a pedido de estos.

Recomendaciones para preparar a las ENDE en los PEID

En la actualidad solo una minoría de los PEID tiene una ENDE que enmarque su desarrollo estadístico y se alinee con su plan de desarrollo. El diseño e implementación efectiva de una adaptada a las especificidades de estos países debería ser una de las prioridades políticas, particularmente en el contexto de la Agenda 2030.

Las regiones del Pacífico y Caribehan reconocido hace tiempo que las ENDE son cruciales para garantizar el logro del desarrollo estadístico estratégico en los PEID. Mientras los sistemas estadísticos de estos países varían en características y capacidades, ellas se mantienen como un marco efectivo para equilibrar las prioridades y demandas de estadísticas considerando el tamaño, las vulnerabilidades y las problemáticas con las que se enfrentan, y apoyar los planes y políticas de desarrollo nacional.

  • Fortalecer la gobernabilidad del SEN:
    La credibilidad de un sistema estadístico está conectada a la calidad de los productos y servicios que produce, la capacidad de proporcionar los datos que los usuarios necesitan, y la confianza de estos en las estadísticas producidas. Un buen sistema se caracteriza por independencia, transparencia e integridad, con frecuencia reflejadas en la legislación estatal. Para asegurar que esto suceda, el sistema de gobernabilidad del SEN debería funcionar correctamente. En este sentido, la legislación estadística anticuada deberá ser revisada y actualizada, para servir como base legal para la mejora y el fortalecimiento de su gobernanza. La región del Caribe reconoce esta necesidad y ha propuesto un enfoque común y armonizado a la actualización de las legislaciones estadísticas a través de la Ley Modelo de Estadística (CARICOM Statistics Model Bill).
  • Adoptar un enfoque programático en la planificación estadística:
    Debe prepararse y estimarse los costos de un plan a mediano plazo (3 a 5 años). Este es un importante componente de acción anual de la ENDE, de actividades estadísticas que involucren a todos los productores de datos y en consulta con los usuarios. Este es un importante componente de la ENDE.
  • Promover la divulgación de datos:
    La ENDE busca una mejor divulgación de y acceso abierto a datos y estadísticas regular y oportunamente. Los programas de la misma deberían incluir formas de mejorar la disponibilidad y accesibilidad de datos para los usuarios, incluyendo metadatos y microdatos. El uso de las TIC permite hacerlo de modo extensivo y fácilmente accesible a los usuarios. Conviene que cada SEN tenga una política de divulgación.
  • Diálogo con los usuarios de datos:
    El proceso de la ENDE involucra una amplia consulta con usuarios de datos y otras partes interesadas para asegurar que el SEN responda a sus necesidades. Este proceso consultivo esa siduamenteolvidado a la hora de formular planes estadísticos. Los usuarios principales podrían contribuir significativamente a las discusiones sobre brechas, calidad, y disponibilidad de datos en la determinación de las prioridades estadísticas, por lo que deben de ser identificados.
  • Promover el desarrollo de capacidades:
    Muchos PEID no tienen la facultad de producir y divulgarlos datos esperados por los usuarios. El enfoque ENDE proporcionará un diagnóstico de las capacidades existentes, identificará las brechas a ser enfrentadas, y propondrá cómo hacer lo estratégicamente. Se podrá fijar, entonces, un programa de desarrollo de capacidades. En el caso de estos países, la implementación debería ser coordinada y apoyada al nivel regional, para cerciorarse que soluciones específicas tales como herramientas comunes y la unión de recursos sean implementadas. Un tema clave es la sostenibilidad del proceso de construcción de capacidades. El Plan de Acción Mundial para los Datos del Desarrollo Sostenible de Ciudad del Cabo especifica que la movilización de recursos y coordinación de esfuerzos es una estrategia a este fin.

Actualizaciones en el proceso de las ENDE en los PEID

Las siguientes recomendaciones para actualizar el proceso de las ENDE en pequeños servicios estadísticos nacionales en los PEID o en otros lugares se basan en experiencias en la creación de planes estadísticos estratégicos en un gran número de PEID, especialmente en el Pacífico.  A estas experiencias se añaden varios estudios, revisiones y el foro sobre sistemas estadísticos de los PEID realizados por PARIS21 desde 2014.  Se entiende que lo que puede funcionar en servicios estadísticos nacionales más amplios en cuanto a la preparación de las ENDE y, más adelante, en el diseño y la implementación, no tiene por qué funcionar tan bien en servicios estadísticos nacionales más pequeños. Esto se debe, en gran medida, a los retos relativos a los impedimentos institucionales y políticos, así como a las restricciones de recursos humanos y de capacidad.

  • Impedimentos institucionales y políticos. La falta de una "cultura estadística", especialmente en servicios estadísticos nacionales pequeños (como suele ser el caso en la mayoría de los PEID) y la falta de uso histórica de tomas de decisiones basadas en hechos no conduce a la creación de estadísticas, como objetivo de desarrollo digno, por derecho propio.
  • Restricciones de recursos humanos y de capacidad. La falta de capacitación técnica y estadística en diversos sectores no permite el uso de la experiencia local para una evaluación exhaustiva inter-sectorial sobre disponibilidad, calidad y uso de datos y necesidades prevalecientes no satisfechas. Esto es crucial para desarrollar una hoja de ruta para las ENDE y su adecuado diseño consiguiente.

Reconocer esta realidad exige que se modifique en cierta medida el enfoque normativo de las ENDE para asistir a los pequeños servicios estadísticos nacionales y que puedan comprometerse con éxito y sacar provecho del proceso de las ENDE.  Si bien es cierto que se siguen incluyendo todos los elementos principales del proceso de las ENDE, la diferencia clave es reconocer el papel crítico desempeñado por la valoración del Servicio estadístico nacional, que debería formar y orientar las actividades de promoción y generar un compromiso político y profesional, con la inmediata formulación de las ENDE. Las siguientes fases se consideran importantes para crear ENDE en pequeños Servicios estadísticos nacionales: 

Fase 1: Comenzar el proceso de las ENDE con una valoración del Servicio estadístico nacional del país (facilitada por un consultor/experto externo)

Esta fase comprende tres actividades diferentes dentro del país: una reunión de 2 días para la presentación/planificación de las ENDE, en aras de impulsar el proceso, seguida de una valoración del Servicio estadístico nacional desde el punto de vista institucional y sectorial, mediante consultas privadas con actores clave, una reunión informativa final sobre los hallazgos preliminares de la valoración del Servicio estadístico nacional y un esquema sobre los próximos pasos de las ENDE.

Fase 2: Formulación de las ENDE

Si el gobierno decidiera continuar con la creación de sus ENDE la Fase 2 incluiría dos actividades diferentes, como el desarrollo de una hoja de ruta para las ENDE por parte del consultor, con el fin de garantizar el cumplimiento de las recomendaciones de las directrices y las mejores prácticas internacionales, y realizar un taller de planificación estratégica de las ENDE.

Existen otros aspectos que hay que tener en cuenta en el proceso de las ENDE en los pequeños Servicios estadísticos nacionales:

  1. Una mayor defensa política y un compromiso gubernamental más formal para con el proceso de las ENDE. Aunque el proceso de las ENDE y las directrices hacen hincapié en la promoción, la experiencia de los últimos ocho años muestra de forma clara que se necesita hacer más para conseguir respaldos de los funcionarios senior y conseguir un buen movimiento y apoyo político. En vez de organizar un taller corto para impulsar las ENDE con funcionarios senior y diplomáticos residentes, que se centre ampliamente en cuestiones generales del proceso, sería mucho más eficaz crear un argumento de venta rotundo y estratégico, destacando los puntos positivos y lo que el país perderá si no cuenta con unas ENDE.
  2. Crear vínculos más sólidos entre las ENDE y las estrategias de desarrollo nacionales, incluidos los compromisos del país para con las agendas de desarrollo internacionales (a saber, ODS, Trayectoria de Samoa...). Realizar referencias explícitas a la importancia de crear vínculos más robustos entre las ENDE y (i) los propios planes o estrategias del país para el desarrollo nacional y (ii) su compromiso y obligaciones políticos en las agendas de desarrollo regionales o internacionales; cumpliéndose, asimismo, con los requisitos periódicos de seguimiento asociados. Esto conllevaría una enmienda al proceso de valoración actual de los Servicios estadísticos nacionales, como parte de las actividades de preparación de las ENDE, y exigiría a los países que se comprometan a realizar un inventario de los indicadores disponibles en la actualidad, relativos a los marcos de seguimiento y evaluación asociados a estos planes. Esto formaría parte de las responsabilidades y de las contribución al trabajo preparatorio de las ENDE, que se reflejaría en un Memorando de entendimiento; pues la atención a la recopilación de datos y estadísticas asociados debería presentarse como una de las prioridades estratégicas básicas de las ENDE. Si los recursos lo permitieran, debería plantearse el despliegue de la Herramienta de planificación avanzada de datos de PARIS21 (ADAPT), para realizar un sondeo de los indicadores disponibles frente a los planes/objetivos de desarrollo nacionales, regionales y globales.
  3. Atención a la importancia de una mayor integración estadística regional. Habida cuenta del pequeño tamaño de sus servicios estadísticos nacionales, también se deberá prestar una mayor atención estratégica a la integración estadística regional en los PEID durante la creación de las ENDE, garantizando que las ENDE de los países estén vinculadas a las estrategias regionales para la preparación de estadísticas (ERPE).  Este proceso no pretende negar los derechos soberanos de los países de poder crear sus propias ENDE, abordando en primera instancia sus prioridades nacionales de desarrollo estadístico, pero debería actuar en el reconocimiento de las prioridades estadísticas regionales que se han acordado por parte de los países miembros de las organizaciones de diferentes regiones, como CARICOM y la Comunidad del Pacífico. El compromiso para con el desarrollo de esas estrategias regionales y sus planes de acción asociados también debería reconocerse.
  4. Usar las plantillas normales de las ENDE. Reconociendo el limitado personal con que cuentan los servicios estadísticos nacionales en los PEID, tanto en cuanto a sus cifras absolutas como a su capacitación técnica y carga de trabajo, es imperativo minimizar la carga asociada a la labor preparatoria de las ENDE y su formulación consiguiente. Por ello, se recomienda que se integre el proceso de las ENDE usándose plantillas normales, basadas en ejemplos de mejores prácticas de buenas ENDE en PEID, aunque adaptándolas a cada contexto y necesidades nacionales, y garantizando que el proceso siga contando con un gran número de consultas y sea muy participativo.
  5. Análisis de riesgo: Diseño e implementación de las ENDE. Un componente importante de cualquier plan, ya sea una política de desarrollo a largo plazo o un plan de acción estratégico a mediano plazo, como las ENDE, la valoración de riesgo identifica tanto los riesgos y retos conocidos como los potenciales que, de dejarse desatendidos, podrían desviar la implementación de los esfuerzos previstos. Este tipo de análisis tiene que centrarse en todos los elementos básicos de las ENDE, a saber, su visión global, su misión, los valores organizativos básicos y los objetivos estratégicos. La valoración del riesgo es igual de pertinente en la fase de diseño de las ENDE.

Para obtener unas directrices detalladas sobre la actualización del proceso de las ENDE en PEID en pequeños Servicios estadísticos nacionales véase la publicación de PARIS21 Directrices ENDE para PEID (http://www.paris21.org/news-center/news/release-new-nsds-guidelines-sids).